miércoles, 13 de julio de 2011

Cinco años de prisión por apuñalar a la ex novia de su pareja


Una joven de Las Palmas de Gran Canaria se sentó esta mañana en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Las Palmas por un delito de tentativa de homicidio. Los hechos tuvieron lugar el verano pasado durante una pelea en el barrio de San José a las siete y media de la mañana. La procesada sacó de su bolso un cuchillo de cocina de 40 centímetros y lo clavó en el costado izquierdo de su víctima.

Los motivos de la disputa se desconocen porque el juicio no llegó a celebrarse, la acusada reconoció ser culpable de este intento de homicidio y aceptó la pena solicitada por el Fiscal y la acusación particular, que rebajaron su petición inicial de 9 años de prisión a cinco años y medio. La jueza dictó una sentencia de conformidad por la que la acusada, además, tendrá que indemnizar con más de doce mil euros a la víctima y no podrá acercarse a ella a menos de quinientos metros durante los próximos diez años.


miércoles, 11 de mayo de 2011

CONTRA EL PATRÓN

La Audiencia Provincial de Las Palmas celebró esta mañana un juicio contra un hombre de nacionalidad marroquí. El procesado se enfrenta a 12 años de cárcel más una multa de 200.000 euros por un delito contra el derecho de los ciudadanos extranjeros y otro contra la salud pública.

El Ministerio Público lo acusa de traer a bordo de una patera a cinco personas, a quienes cobró 500 euros a cada una por entrar de forma ilegal en España el 12 de septiembre de 2009 cuando llegaron a la playa El Torreón en Corralejo, en el municipio majorero de La Oliva.

Entre las seis personas que viajaron en la embarcación, además de un menor de edad, el supuesto patrón permitió que uno de los hombres viajara con casi 45 kilos de hachís destinados a ser distribuidos en las islas.

Para el supuesto traficante, la Fiscalía solicita 4 años de prisión por un delito contra la salud pública, más una multa también de 200.000 euros. Su declaración fue fundamental en el juicio, ya que reconoció que traía la droga y que el patrón lo sabía. Sin embargo, el otro acusado negó los hechos, aseguró que no sabía nada de la droga y que él venía en la patera como uno más.

martes, 10 de mayo de 2011

FORMAS DE VIDA

Tres hombres se sentaron en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Las Palmas porque la Fiscalía los acusa de un delito continuado de robo con fuerza. Entre 2004 y 2005, supuestamente se dedicaban a forzar coches en Fuerteventura y sustraer los efectos que encontraban en su interior. Hablamos de un total de 68 robos en coches y 16 denunciantes que han llevado el caso a juicio.
Dos de los acusados son padre e hijo, pero sólo el padre reconoció los hechos y confesó que era su forma de vida, que en esa época tomaba drogas y la forma de conseguir el dinero para pagarlas era el robo.
Según el principal acusado, los robos los cometió con otros dos hombres de nacionalidad marroquí que no han podido ser identificados porque el imputado no ha aportado ningún dato de esas personas y que exculparían a los que hoy se sentaron con él ante el tribunal.
Los otros dos acusados, el hijo y otro hombre, negaron su participación en los hechos y sus abogados pidieron la libre absolución. Se enfrentan a 5 años de cárcel cada uno y para el cabecilla del grupo, que es reincidente, el Fiscal solicitó 6 años de prisión.

Poco después en otra sala, juzgaron a otro hombre que se enfrenta a 23 años de cárcel porque supuestamente violó en varias ocasiones a una mujer. En el juicio el acusado aseguró que su supuesta víctima fue su pareja sentimental con quien convivió en una zona de chabolas de Las Palmas de Gran Canaria conocida como "el fumadero". Ambos son toxicómanos, y el imputado alegó que las relaciones sexuales siempre fueron consentidas y que la denuncia es por venganza porque el acusado dejó esa relación sentimental para volver con su esposa, y apuntó también que la supuesta víctima le amenazó con que le iba a arruinar la vida.
Por contra, la denunciante dijo que sólo conocía al acusado de comprarle droga en ocasiones y que las veces que la agredió sexualmente accedió por miedo a que la matara. La supuesta víctima llegó al juicio también desde prisión, donde se encuentra por otra causa que tiene pendiente con la justicia. La defensa del acusado pidió la libre absolución para su cliente.

jueves, 5 de mayo de 2011

MENTIRAS, VIOLENCIA Y PROSTITUTAS

Juicio de alta tensión en la Audiencia Provincial de Las Palmas. Un hombre está acusado de un delito de robo con violencia y le pueden caer 10 años de prisión, pero en el juicio su supuesta víctima dijo que no fue él, a pesar de que ya lo había reconocido en comisaría.

El acusado dice que es inocente, y para la supuesta víctima, ahora el Fiscal pide 2 años de prisión por falso testimonio, al igual que dos testigos: dos mujeres que trabajaban en la casa de citas donde tuvo lugar el incidente hace un año. La defensa pide la libre absolución mientras el Ministerio Público mantiene sus peticiones porque dice, "todos mienten tal vez por coacciones o amenazas del acusado".

LOS HECHOS
Según el escrito del Fiscal, la madrugada del 20 de marzo de 2010, en la zona de alterne de las calles de Molino de Viento y Pamochamoso en la capital grancanaria, un hombre de nacionalidad colombiana sufrió el atraco de su movil y de su cartera que contenía 280 euros. Además el atracador, supuestamente, golpeó por todo el cuerpo a su víctima que terminó con un traumatismo cranoencefálico leve, perforación en el tímpano derecho, herida y deformidad nasal que le ha provocado una alteración de la respiración debido a las secuelas, además de un perjuicio estético.

PETICIONES DE LAS PARTES
Fiscal y Acusación Particular solicitaron 5 años de prisión por el delito de robo con violencia y otros 5 años por el delito de lesiones. En total 10 años de prisión, más indemnizaciones de entre 10.000 y 15.000 euros.
Pero la defensa interesó la libre absolución de su cliente. El acusado negó los hechos y mantuvo durante el juicio su versión de los hechos que defendió su abogado. Según el procesado, aquella noche se encontraba en el interior de una casa de citas de Las Palmas de Gran Canaria y escuchó como la supuesta víctima le insultaba desde la calle, que hubo un momento en el que cogió una butaca para protegerse porque pensó que el denunciante lo iba a atacar con un arma blanca pero que se fue corriendo desde que pudo huir. Y que él vio cómo el denunciante estaba en la calle peleando con otras personas pero no tenía conocimiento de que le hubiesen robado.

COMIENZA EL SHOW
Tras la declaración del acusado, que negó los hechos (hasta aquí todo ha transcurrido con normalidad), entra en la sala la supuesta víctima y denunciante del robo con violencia y de las lesiones. El hombre agredido declara que el hombre que se sienta en el banquillo no es el culpable de lo sucedido, que no lo conoce, no lo ha visto nunca y que sus agresores fueron cinco hombres de quienes no recuerda bien sus caras porque reconoce que aquella noche había tomado ocho copas de wisky.
El juez le recuerda que está bajo juramento pero continúa con la misma versión. El Fiscal se enfada y le grita: "Mire, la persona que está ahí sentada se enfrenta a 10 años de prisión, usted tiene que decir si esto es verdad o no!"
Le pregunta si tiene miedo, si está amenazado, pero todo es no, no, no. Finalmente, Fiscalía acaba pidiendo dos años de prisión para el denunciante por falso testimonio.

Entra el hijo del denunciante y cuenta que acudió al lugar de los hechos cuando le llamó una amiga que estaba allí para decirle lo que le había sucedido a su padre, pero no fue testigo presencial y poco pudo aportar en el juicio con su declaración.

Entonces entra en la sala la primera mujer, una de las chicas que presta sus servicios en la mencionada zona. Y a todas las preguntas del interrogatorio responde que no. Asegura que no conoce al hombre que se sienta en el banquillo, pero su versión se viene abajo cuando el Fiscal pide al Presidente del Tribunal que la secretaria proceda a leer la declaración de esta mujer en el juzgado de guardia. Allí reconoció que había visto en alguna ocasión a los implicados por la zona, que aquella noche el acusado robó y golpeó al denunciante y que los reconocería perfectamente si los volviese a ver. El representante del Ministerio Público pidió también para ella dos años de prisión por falso testimonio.

La segunda mujer que declara es quien llamó al hijo para que acudiese tras lo sucedido. Las contradicciones de ésta son aún más evidentes y descaradas. Pese a lo que declaró en el juzgado, ahora dijo en el juicio que ella se refiere a otro hombre con el mismo nombre que también frecuenta la zona. Pero además de llegar a describir físicamente al agresor posiblemente inventado, llegó a decir que cuando el incidente ocurrió no reconoció bien a la víctima porque había más de 15 hombres en la calle. Entonces, ¿si fue ella quien llamó a su hijo para que lo socorriera? ¿lo reconoció o no? Nuevo cabreo del Fiscal que vuelve a pedir otros dos años de prisión para esta mujer por falso testimonio.

LA INVESTIGACIÓN POLICIAL
Con el ambiente bastante caldeado y tenso llega el momento de la declaración del Subinspector de Policía encargado de la investigación. El agente aseguró que "el denunciante reconoció feacientemente al acusado porque fue en varias ocasiones a la comisaría para aportar datos hasta que dieron con el procesado y luego el denunciante lo reconoció por fotografía" y que además el denunciante le contó que había quedado con su supuesto agresor para intentar llegar a un acuerdo económico y que quitara la denuncia pero este acuerdo no se produjo y por eso llegaron hasta este momento, el juicio.

Lo curioso aquí es que el policía era un testigo aportado por la defensa, golpe bajo para el abogado defensor pues no tiene nada que ver lo que sostiene su testigo con la versión que acusado y abogado defensor mantienen. De hecho, el Fiscal recoge su turno mostrando su agradecimiento a la defensa por haber traído a este testigo.

IN DUBIO PRO REO
A la vista de lo transcurrido durante el juicio y tras una hora y media en la que los jueces y el fiscal perdieron los nervios en varias ocasiones, rechazan el resto de pruebas testificales, admiten la prueba documental aportada y comienza el turno de las conclusiones de las partes.

El representante del Ministerio Fiscal eleva a definitiva su petición de 10 años de prisión para el acusado y dice que "después de 18 años de profesión no ha visto nada igual", que "todos los indicios racionales y la labor de investigación e instrucción van dirigidas al acusado y hoy comparece y como si esto fuera una feria, una feria a la que algunos están acostumbrados, comienzan a mentir y a contradecirse, y que no hay respeto por la administración de justicia".

Pero las conclusiones más sorprendentes, no por la forma porque a enfado nadie ganó al fiscal, sino por contenido, fueron las del abogado de la acusación particular. Mantuvo su petición de 10 años de prisión aunque dijo que "reconoce las dificultades, que las pruebas parecían claras y que ahora estaban vacías de contenido y que se había incluso planteado abandonar su acusación". También agregó que "cree que el reconocimiento policial no se practicó cómo debía hacerse porque debieron hacer una rueda de reconocimiento física y no un reconocimiento a través de fotografía, pero que pueden existir resquicios para mantener su petición", así que finalmente, a pesar de sus dudas, sigue pidiendo cárcel para el acusado.

Y claro, como podrán imaginar, si antes el fiscal tuvo su momento de gloria cuando el abogado defensor le regaló el testimonio a su favor del policía, ahora la defensa tenía las cartas de su parte pues cómo es posible que si la acusación tiene dudas siga manteniendo la petición de prisión. In dubio pro reo es una locución latina que expresa un principio jurídico "en caso de duda, por insuficiencia probatoria, siempre se favorecerá al acusado. Este es uno de los pilares del Derecho Penal, al que se acogió el abogado de la defensa para pedir la libre absolución de su cliente recordando, además, que fue el único que mantuvo su versión, y que el mismo denunciante reconoció que había tomado demasiado alcohol aquella noche.
Calificó las conclusiones del fiscal como "insunuaciones tendenciosas", que la policía no realizó bien su trabajo por desidia, que si la acusación no las tiene todas consigo debería retirarse y que en su día "tan grave no verían los hechos el fiscal ni el juez instructor cuando dejaron en libertad al acusado para el que ahora piden 10 años de prisión".

sábado, 2 de abril de 2011

Veredicto del Crimen de Playa Blanca

Ya hay veredicto del juicio por la muerte del empresario lanzaroteño Benjamín Santana. El jurado popular ha declarado culpable de asesinato con ensañamiento y alevosía a Youssef Anzaha. La decisión fue tomada por unanimidad entre los miembros del jurado que consideran probado que Youssef fue el autor del crimen que tuvo lugar en Playa Blanca, Lanzarote, en octubre de 2009.

El veredicto se hizo público esta mañana en la Audiencia Provincial de Las Palmas.
En sus deliberaciones el jurado votó por unanimidad los siguientes hechos desfavorables para el acusado. Probado que Youssef estuvo hablando con Benjamín la mañana del 6 de octubre de 2009 "en el bar donde trabajaba el acusado y donde el fallecido iba a tomar su primer café diario". Los testigos corroboraron que ese día el acusado se marchó del local antes de que finalizase su jornada laboral. Probado que una vez Benjamín Santana ya estaba en su casa, "el acusado arremetió contra él dándole varias puñaladas entre las 6:40 y las 7:00 de la mañana". Los testigos aseguraron que ese día Santana no fue a comprar el periódico a las 8 de la mañana como hacía cada día. Probado que "el acusado lo atacó de forma sorpresiva dándole por la espalda con un arma blanca que no ha sido encontrada". Y probado que lo hizo con ensañamiento porque lo pudo matar de la primera puñalada pero le asestó hasta 15 "incrementando con plena intención y conciencia el padecimiento de su víctima".

La ropa que Youssef llevaba puesta en ese momento tampoco apareció. Youssef siempre sostuvo que nunca estuvo en casa de Benjamín Santana y que ese día por la mañana fue a comprar unos corderos que mató él mismo para alimentar a su familia. La tesis de la defensa se basó en que la Guardia Civil había maltratado al acusado y que había recogido sus huellas para luego dejarlas intencionadamente en el lugar del crimen.
Pero el jurado no creyó esta versión y además no pidieron el indulto porque sentenciaron que "no se lo merece, ni podríamos creer en la justicia después de que cometiese un hecho tan violento y que no sabemos si podría repetirlo".

La pena está ahora en manos del juez que será quien dicte sentencia. El fiscal mantuvo su petición inicial de 23 años de cárcel, al igual que la acusación particular que solicitaba 25, y el abogado de la defensa pidió al juez "toda la benevolencia que pudiera conceder".

viernes, 1 de abril de 2011

Modas "Per-Judiciales"

BY VICTORIO PÉREZ Y XAILA FALCÓN

Mientras veíamos en televisión este mediodía varios informativos canarios, nos percatamos que está de moda "más que nunca" la utilización de algunas expresiones incorrectas que se han popularizado entre los medios de comunicación. Ayer un rótulo en un informativo, hoy en dos entradillas... "los delitos no pueden ser presuntos!" Para quien pueda ser de ayuda, adjuntamos a continuación Usos Correctos del Español.


Presunto-a, presuntamente
Estamos ante un adjetivo (presunto) y un adverbio (presuntamente). Ambas palabras son muy usadas últimamente, por eso del lenguaje políticamente correcto, pero no es menos cierto que en la mayoría de las ocasiones se usan mal.
Definiciones:
Presunto es aquel a quien se considera posible autor de un delito antes de ser juzgado.
Presuntamente es un adverbio de modo que significa por presunción, por suposición, supuestamente.
Veamos algunas oraciones muy difundidas por los distintos medios de comunicación:
Ha sido acusado de un presunto delito.
La oración anterior es incorrecta. La presunción recae sobre la persona, no sobre el delito.
Los delitos no pueden ser presuntos. En realidad sobraría el adjetivo presunto puesto que en el acusar está implícita la presunción, ya que acusar es atribuir a alguien una falta o delito.
Lo correcto sería: Ha sido acusado de un delito.
Se busca al presunto autor del delito.
Es totalmente absurdo decir eso. Estamos hablando sin saber quién es el autor. El autor no tiene nombre ni apellidos, de momento; luego, se busca al verdadero autor, no a un supuesto (presunto) autor.
Lo correcto es: Se busca al autor del delito.
Cuando alguien con nombre y apellidos sea acusado de los hechos será porque ya se le ha encontrado, y entonces es cuando pasará a ser presunto autor.
Juan ha matado presuntamente a su mujer.
Aquí lo normal es suponer que el adverbio presuntamente modifica al verbo ha matado. Es incorrecto, pues no se puede matar supuestamente o presuntamente a nadie. Se ha matado o no se ha matado, pero no se puede matar presuntamente. Para decirlo bien tendríamos varias opciones:
Juan es el presunto autor de la muerte de su mujer.
Se presume que Juan ha matado a su mujer.
Cabe la posibilidad de usar presuntamente como un modificador de toda la oración y no sólo del verbo, en cuyo caso iría entre comas (pausas en el habla) y colocado, preferentemente, al principio o al final de la oración, aunque también puede ir intercalado:
Presuntamente, Juan ha matado a su mujer.
Juan ha matado a su mujer, presuntamente.
Juan, presuntamente, ha matado a su mujer.
Estas tres oraciones equivaldrían a la segunda de los dos ejemplos anteriores.

lunes, 28 de marzo de 2011

Juicio con Jurado

Comienza mañana el juicio con jurado contra el presunto asesino de Benjamín Santana en la Audiencia Provincial de Las Palmas. Santana era un conocido empresario lanzaroteño,  y su difunto padre, Salvador Santana, era considerado el pionero del turismo en Playa Blanca porque fue el primero en abrir un restaurante en la zona.

Los hechos que juzgará el tribunal popular ocurrieron en octubre de 2009, Benjamín Santana aparecía sin vida en su apartamento y dos días después se arrestó al presunto autor del asesinato, que desde entonces se encuentra en prisión preventiva a la espera de este juicio.

La Fiscalía pide para el acusado 23 años de cárcel porque considera que Santana fue asesinado con alevosía y ensañamiento. Con alevosía porque el ministerio público entiende que el acusado lo hizo asegurándose de que podría llevarlo a cabo sin peligro para él. Y con ensañamiento porque Santana recibió 15 puñaladas, lo que "aumentó deliberada e inhumanamente su dolor".

El acusado trabajaba como vigilante en el restaurante de Playa Blanca donde se vio por última vez con vida a Benjamín Santana. La Guardia Civil reveló en su momento que el móvil del crimen podía ser una deuda de 300 euros que el empresario reclamó al acusado.

El presunto asesino y su abogado han defendido siempre su inocencia y pedirán la libre absolución. Incluso durante la instrucción del caso, el abogado llegó a solicitar que sometieran al polígrafo a su defendido, una prueba que no está admitida por la justicia española.

Mañana será la primera de las tres jornadas que están previstas para este juicio. Durante la mañana se procederá a la selección del jurado y como es habitual declarará el acusado antes del descanso para la comida. Veremos si sigue manteniendo que no fue él quien mató a Benjamín Santana o su defensa cambia de estrategia. Si se declara inocente habrá que esperar al resto de jornadas para que las pruebas periciales de la investigación pueda arrojar algo de luz sobre la muerte del empresario lanzaroteño.

viernes, 25 de marzo de 2011

Sin juicio

Sin juicio o juicios sin sentido, así fueron las dos vistas orales "a priori" más interesantes de la semana por los delitos que se imputaban a los acusados.
El primero de ellos se celebró el martes. El acusado, un hombre de 52 años residente en Tetir, Fuerteventura. Y la víctima, un joven de 27 años con una minusvalía psíquica del 69%, cuya familia asegura que su edad mental es la de un niño de 10 años.
Los hechos que se juzgaban sucedieron hace ya 7 años cuando supuestamente el procesado abusó sexualmente del joven a quien el Fiscal acusa de llevarlo a su casa aprovechándose de su amistad con el padre del joven y allí le puso películas "donde salían chicos y chicas desnudos".
La defensa negó los hechos y pidió la libre absolución del acusado que según su declaración "fueron relaciones consentidas", aunque "no completas" porque aseguró que "sólo fueron toqueteos y no hubo penetración".
La supuesta víctima y la denunciante, su hermana, tienen una versión diferente. Ellos hablan de abusos sexuales y de penetración, aunque nunca constó que hubiesen heridas anales y la misma víctima no supo definir si sintió dolor o no.
Y es que la declaración de víctima y acusado fueron interrogatorios en los que el Fiscal era quien reproducía hechos y ellos sólo sabían decir "sí" o "no". La única que tenía claro los hechos, fue quien no los presenció, la hermana que denunció el caso, pues los padres del joven, según ella "no saben nada", o yo creo que más bien será que no quieren saber nada.
Una de las líneas de la defensa es que el acusado es una persona con problemas de audición, que no sabe leer ni escribir y que por lo tanto "no entiende bien". Yo que estuve allí les digo que ese "no entiende bien" me sonó a eufemismo y lo que quería decir su abogada es que su defendido también padece una deficiencia mental aunque no esté reconocida por la Dirección General de Servicios Sociales. De hecho, al joven se le entendía mejor que a su supuesto agresor, a quien era prácticamente imposible adivinarle alguna palabra.
El Fiscal, en un momento de desesperación, recurrió a películas como "Torrente" para preguntar al acusado si hubo mansturbación, ya que no conocía esta palabra sino su expresión más vulgar.
El Ministerio Fiscal solicitó finalmente cuatro años y un día de prisión para el acusado pues dos peritos aseguraron que su nivel intelectual "aunque bajo, no conlleva retraso y es por lo tanto responsable de sus actos".
La defensa insistió en que "el acusado no fue consciente de la gravedad de su acción" y "tampoco se realizó nunca un informe médico que corroborara la agresión sexual".
Lo cierto es que a mí lo que más me extrañó es que la denunciante reclamara los 12.000 euros de la indemnización que le corresponde por los daños morales, alegando que su hermano necesita ayuda psicológica, pero hasta el día de hoy, desde el 2004, su hermano no ha recibido tratamiento de ningún experto y ¿es ahora después de siete años cuando lo necesita? un poco extraño sí que es.

El segundo juicio se celebró este viernes. La Audiencia Provincial de Las Palmas juzgó a un funcionario del Centro Penitenciario de Lanzarote por un delito de torturas. Los hechos que se le imputan tuvieron lugar hace seis años en la cárcel de Tahiche. El acusado supuestamente amenazó a uno de los internos con frases del tipo "te voy a coger en prisión y te voy a asesinar", "dónde quiera que vayas te voy a matar", "mañana por la mañana te rompo la cabeza" o "te voy a dar un palizón que vas a flipar".
Mientras esto sucedía presuntamente el interno, cumpliéndo las órdenes del acusado, sufrió una herida en el pié derecho al quedarse su miembro inferior atrapado en la cama. Sin embargo, el procesado no avisó al Jefe de Servicios del incidente y por lo tanto, retrasó la asistencia sanitaria que precisaba el recluso.
La defensa negó los hechos y solicitó la libre absolución, mientras que el Fiscal pide 4 años de prisión y 10 de inhabilitación especial para el ejercicio de empleo o cargo público. Este juicio continuará el 4 de abril con la declaración de testigos. Si finalmente en las pruebas testificales o periciales se demuestran estos hechos, el funcionario acusado podría pasar de vigilante a compañero de celda.

jueves, 24 de marzo de 2011

Novedades Judiciales

MARTA DEL CASTILLO
El juez de menores de Sevilla ha impuesto dos años y 11 meses de internamiento al joven conocido como "El Cuco" porque sólo lo considera culpable de encubrir la muerte de Marta del Castillo y no de su violación y asesinato.

En la sentencia el juez ha hecho constar que existen fuertes indicios de que "El Cuco" sabe dónde está el cuerpo de Marta, que para más martirio de sus padres sigue siendo un misterio desde lo ocurrido en enero de 2009.

Tanto el Ministerio Fiscal como los abogados de los padres de Marta pedían 6 años de internamiento para "El Cuco". Después de sentirse decepcionados con esta sentencia ya han anunciado que recurrirán ante la Audiencia de Sevilla.

El recurso se basará en la declaración del principal acusado, Miguel Carcaño, que implicó plenamente al Cuco en la violación y asesinato, confesión que corroboran algunas pruebas periciales como la huella del Cuco en la botella de ron consumida la noche del crimen y la mezcla de perfiles del menor y Marta.

Al margen de los sentimientos de unos padres indignados con esta sentencia, uno de los graves problemas que plantea es una cuestión de inconstitucionalidad pues El Cuco ha sido condenado por encubrir un delito que aún no se ha juzgado.

Los cuatro mayores de edad serán juzgados en los próximos meses y ante un Tribunal Profesional y no un jurado, pues dos de los acusados recurrieron y la Sección Primera de la Audiencia de Sevilla ha decidido confirmar el procesamiento dictado por el juzgado de instrucción número 4 de Sevilla en la nueva tramitación de la causa.


SORTU
Otra de las noticias judiciales del día fue la decisión del Tribunal Supremo de impedir la legalización de Sortu, de esta forma se prohibe a Sortu concurrir a las elecciones del próximo 22 de mayo. Sortu no pasó el filtro de la Ley de Partidos porque el supremo aprecia "una prueba directa" de la vinculación de Sortu con ETA-Batasuna.

La mayoría de la sala considera que los informes policiales ponen de manifiesto que "los estatutos de la nueva formación abertzale se acomodaron a las directrices que impuso la banda terrorista".

Los abogados de Sortu podrán recurrir ante el Constitucional antes de 30 días en amparo de sus derechos, pero los tiempos legales y la experiencia dicen que no habrá tiempo ya para que haya una decisión antes del 22 de mayo.

Diez horas tardaron en deliberar el bloqueo de la inscripción de Sortu con tres votos discrepantes. En mi opinión, el Supremo no va contra la ideología que defiende Sortu sino contra quienes se han manchado las manos de sangre, pues la cifra es de 676 asesinatos con Batasuna legal.


CANON DIGITAL
La Audiencia Nacional anuló la orden ministerial por incumplir los trámites. El anuncio de la sentencia pilló a Ángeles González-Sinde en Toledo, en la reapertura del Museo de El Greco, donde dijo que "esta sentencia no altera los planes del Ministerio". Y así es, porque lo que se cuestiona no es el canon digital sino el trámite administrativo, de una forma más clara:

-¿Supone el fin del Canon Digital? No
-¿Lo que hemos pagado por el Canon Digital nos lo devolverán? No
-¿A partir de mañana dejaremos de pagar el Canon Digital? Nooooo
Entonces, ¿para qué sirve esta sentencia? para decirnos que se hizo tramitó mal la norma, pero no que se vaya a anular el Canon Digital.

Pero anulada la orden ministerial, el canon digital seguiría vigente según la legislación de 2006 por la cual ni teléfonos móviles, ni memorias USB, ni discos duros externos ni MP3 estaban gravados con canon. Por eso la Unión de Consumidores de España y la Asociación de Internautas reclaman que se devuelva el importe abonado en concepto de tasas de canon digital. El Canon Digital se ha convertido en una verdadera pesadilla para el Gobierno en los últimos meses.

martes, 1 de marzo de 2011

Se me olvidó que fui yo quien armó jaleo

La Audiencia Provincial de Las Palmas juzgó este martes a un hombre acusado de Tentativa de Homicidio. Según el Ministerio Fiscal, el procesado tuvo una discusión con un conocido en una discoteca de Las Palmas de Gran Canaria la madrugada del 9 de abril de 2009. Y una vez fuera del establecimiento supuestamente golpeó varias veces a la presunta víctima en la parte frontal de la cara provocando que cayera al suelo inconsciente.

La supuesta víctima sufrió un traumatismo cráneo encefálico que le causó amnesia hasta los últimos días de hospitalización. Por eso la Fiscalía solicita 9 años de cárcel para el acusado y una indemnización de casi 6.500 euros. Sin embargo, la defensa considera que no hay delito y pidió la libre absolución. 

Uno de los testigos apoyó la declaración del acusado, asegurando que fue el denunciante quien insultó al procesado e intentó robarle porque no accedió a pagarle sus copas. En su defensa el acusado declaró que no tenía intención de matarle, que se presentó en comisaría cuando supo que el joven estaba hospitalizado y que incluso fue a visitarle para interesarse por su estado de salud. Mantuvo siempre en todas sus declaraciones que sólo le empujó y que no le golpeó en la cara.

La Policía Nacional declaró también que en el visionado de las cámaras de seguridad de la zona sólo se aprecia un empujón y no puñetazos. El juicio quedó visto para sentencia.

lunes, 28 de febrero de 2011

Sobredosis de delitos

Robo con violencia, allanamiento de morada, tentativa de homicidio, robo con fuerza en casa habitada, robo de vehículo a motor y delito contra la seguridad vial: son los seis delitos por los que un joven de Lanzarote fue juzgado esta mañana en la Audiencia Provincial de Las Palmas y se enfrenta a un total de 21 años y medio de cárcel. Los hechos ocurrieron la madrugada del 22 de diciembre de 2009 en Arrecife. Aproximadamente a las seis de la mañana trepó hasta la vivienda de un hombre por la fachada y una vez en su interior cogió un cuchillo de la cocina y se dirigió al dormitorio, allí el propietario del inmueble se despierta al detectar la presencia de un extraño y el presunto ladrón le asesta siete puñaladas, la primera de ellas en el pecho, cerca del corazón. Después de la agresión sustrajo tres videoconsolas de juegos, un teléfono móvil, y varias prendas de ropa interior como calcetines y calzoncillos. La próxima parada es otra vivienda donde al entrar consigue apoderarse de otros móviles, dinero en efectivo y las llaves de un coche que encuentra aparcado en la misma calle y aprovecha para trasladar en él los efectos del robo.

El supuesto atracador emprende la huida hasta la casa de un conocido donde le pide ropa para cambiarse y que guarde la que estaba manchada de sangre "como si le fuese la vida en ello", declaró el testigo durante el juicio. Horas más tarde la policía le detuvo. Se trata de un reincidente y además era la tercera ocasión que la policía lo detenía circulando sin tener permiso de conducción.
Lo interesante viene ahora, porque el acusado reconoció en el juicio que había cometido estos delitos, pero dijo que no estaba conforme con la pena, le pareció muchos años está claro. Y en su defensa alegó que se encontraba bajo los efectos de grandes dosis de estupefacientes. Según él, en cuatro horas consumió 10 gramos de cocaína, cuatro gramos de heroína y un bote de ansiolíticos. En el momento que dijo esto se creó un pequeño revuelo en la sala entre algunas sonrisas y miradas, pues no hace falta ser médico para pensar que con tales cantidades si no sufrió una sobredosis, ¿cómo fue capaz de trepar dos muros para robar en dos viviendas y conducir cerca de una hora durante su huida a casa del conocido donde buscó refugio?

Las penas que solicita el Fiscal son las máximas en el delito contra la seguridad vial, y los de robo y allanamiento de morada porque el acusado es reincidente, por eso no es extraño que la suma de todos estos delitos sea superior a los 20 años, aunque también es verdad que todos sabemos que no cumplirá toda la condena.

viernes, 11 de febrero de 2011

Dos policías locales de Las Palmas de Gran Canaria acusados de tráfico de influencias y amenazas

Dos policías locales de Las Palmas de Gran Canaria y otro hombre serán juzgados por un tribunal popular este lunes 14 de febrero en la Audiencia Provincial de Las Palmas. Los dos agentes acusados supuestamente trataron de impedir a un compañero que multase por alcohlemia a un conocido de ambos que es el tercer acusado. 

El Fiscal Miguel Pallarés los acusa de tráfico de influencias y amenazas. Los hechos por lo que se sentarán en el banquillo de los acusados sucedieron el 25 de febrero de 2009 en el barrio de Guanarteme de la capital grancanaria, durante la madrugada en la que se celebraba aún las fiestas de carnaval, cuando agentes de la policía local detienen a dos conductores de ciclomotores por conducción irregular. Proceden a realizar la prueba de alcoholemia y dan positivo. Uno de los conductores, Agustín P.S.C., hace una llamada desde su teléfono móvil a un amigo policía local para que evite la sanción. La persona a la que llama es el también acusado Carlos G.O.R. que lo pone en conocimiento del subinspector Eduardo A.B., y este agente es quien presuntamente ordena que paralicen la prueba de alcoholemia.  

Sin embargo, el policía que recibe la orden ilegal decide continuar con la sanción administrativa. Entonces los dos policías amigos del detenido, Eduardo y Carlos, se personan en el lugar de los hechos con la esposa del conductor ebrio y una amiga de ésta. Una vez allí el subinspector insiste en que paralicen la prueba.  Pero como los policías que estaban realizando la sanción continuaron cumplimiento con su servicio y obligaciones legales, comenzaron supuestamente a amenazarles con “marineros somos y en el camino nos encontraremos”, “nosotros también tenemos bolígrafos” y “también conocemos el vehículo de tu padre”. Como no obtuvieron fruto con tales frases, el subinspector supuestamente dijo a los agentes que iba a incoarles expedientes disciplinarios por estar fuera de su zona. Finalmente ordenó que se marcharan a sus unidades y lo hizo una de las dos que allí estaban, volviendo presuntamente a dirigirse al agente que quedaba con “me tienes hasta los cojones, te marchas de aquí porque te lo digo yo”, provocando que este agente solicitara la presencia del superior jerárquico al subinspector, que ordenó la continuación de la actuación policial.  Y Finalmente los dos conductores de los ciclomotores fueron sancionados con sendas multas de 600 euros abonando cada uno 70 euros por la retirada del vehículo por la grúa municipal.

El subinspector está acusado de un delito de tráfico de influencias y una falta de amenazas y el fiscal pide para él 9 meses de prisión, cuatro años de inhabilitación para desempeñar su cargo público y multas que ascienden a más de 1.600 euros. Para el policía solicita una multa de 400 euros porque sólo está acusado de la falta de amenazas. Y al conductor del ciclomotor lo acusa también de un delito de tráfico de influencias y solicita 9 meses de prisión más multa de 1.200 euros. Los dos acusados para los que el Ministerio Fiscal pide penas de cárcel podrán evitar la prisión si no tienen antecedentes penales.


sábado, 29 de enero de 2011

EL DESPIDO MÁS CRUEL

Samuel Alonso está  apunto de cumplir 27 años.  En agosto de 2008 los médicos le diagnostican un cáncer hematológico. En octubre comienza con las sesiones de quimioterapia y por lo tanto, Samuel coge la baja laboral en la empresa de ambulancias donde trabajaba. Tan sólo cuatro meses después le despiden, su jefe le dice "no vales, ya no me eres rentable".

En marzo de 2009 Samuel recibe la última sesión de quimioterapia y en julio las pruebas médicas verifican que lo ha superado. No han pasado ni doce meses, pero Samuel está sin trabajo.

Ahora, dos años después de su despido, una sentencia de la Sala de lo social del Tribunal Superior de Justicia de Canarias declara nulo el despido de Samuel por trato discriminatorio. El colectivo de abogados laboralistas de la carta obrera en Gran Canaria y los miembros del comité de trabajadores de la empresa donde trabajaba Samuel celebraron ayer esta sentencia innovadora y progresista a nivel nacional.

Es la primera sentencia en España que anula el despido de un trabajador por cáncer. La sentencia condena a la empresa a la inmediata readmisión del perjudicado con el abono de los salarios dejados de percibir. Contra esta resolución cabe recurso de casación ante el Tribunal Supremo. Joaquín Sagaseta, abogado laboralista, espera que la Sala de lo Social del Tribunal Supremo no acepte ese recurso, pues "se transmitiría a los trabajadores el temor a poder acogerse a su derecho a estar de baja laboral".


SIN PRECEDENTES
"Es una sentencia valiente y muy novedosa, que sienta jurisprudencia y afecta a uno de los despidos más crueles que se puedan producir en la vida laboral: despedir a trabajadores por la circunstancia de estar enfermos". Éstas fueron las primeras palabras de Joaquín Sagaseta para hablar de una sentencia de gran trascendencia que definió como "muy congruente con la realidad social y que viene a cortarle el paso a una práctica habitual que parece mentira que sea verdad".

La sentencia hace referencia a algo tan obvio como tres derechos fundamentales recogidos por la Constitución Española: el derecho al trabajo, el derecho a la protección de la salud y el derecho a la integridad física en el trabajo.

Sagaseta considera que estamos "ante un capítulo que pasará a la historia en el movimiento obrero".


"COMETIÓ LA DESLEALTAD CON SU EMPRESA DE CONTRAER CÁNCER"
No es el único caso, los abogados laboralistas recordaron que otra trabajadora de la misma empresa fue despedida por varias bajas en distintos años y por sufrir un accidente. Sagaseta asegura que "los empleados comienzan a tener miedo a coger bajas por enfermedad porque podrían dar lugar a despidos, y que él mismo conoce a trabajadores que conducen guaguas con 39 grados de fiebre para no perder el puesto de trabajo".

Ahora que se ha ganado esta primera batalla, Samuel dice sentirse defendido y protegido, y por supuesto, feliz de que se haya hecho justicia. Esto marca un precedente y Samuel apunta que "le han dado un buen bofetón a su empresa, que nunca le llamó para interesarse por su estado de salud".

Apoyando a Samuel ha estado siempre su padre, Antonio Alonso, que dijo que no se ha cansado de luchar por la dignidad de su hijo. Antonio añadió que "algo le ha marcado en el corazón". Cuando Samuel estaba en el quinto ciclo de la quimioterapia recibió en su casa mediante burofax la carta de despido. Recuerda emocionado que "me miro y me dijo: tanta lucha y tanta quimioterapia para luchar por la vida y ahora me despiden. No tengo ganas de seguir viviendo. A un padre se le parte el alma al escuchar eso".

martes, 11 de enero de 2011

Actos de locura

Ayer fui a mi primer juicio del 2011, aunque no ha sido la primera cita del año con los juzgados. La semana pasada en medio de la euforia de las compras y regalos de Reyes nos pilló por sorpresa uno de los casos que más seguiremos los periodistas este año.

JOSÉ MIGUEL SUÁREZ GIL Y JOSEFINA NAVARRETE
Tres días después de que presuntamente encañonara a su todavía esposa y una de las letradas más reconocidas de Canarias, el viernes 7 de enero el empresario Suárez Gil pasaba a disposición judicial ante el magistrado del Juzgado de Violencia sobre la mujer número dos de Las Palmas de Gran Canaria.

El juez Luis Ocaña lo envió a prisión "provisional, comunicada y sin fianza" y le imputó un delito de amenazas, otro de tenencia ilícita de armas y dos de detención ilegal. Por el primer delito podría cumplir hasta dos años de cárcel, por el segundo hasta un año pues la Policía Nacional encontró en el chalet del matrimonio 21 armas de fuego, todas supuestamente propiedad del empresario y la Ley sólo permite poseer un máximo de seis.

Según la acusación particular, por retener a su esposa podría pasar entre 4 y 6 años en prisión, mientras que por el segundo delito de detención ilegal, que se refiere a la amiga de Josefina que estaba con ella en la casa, podrían castigarle con una pena de entre 11 meses y 3 años de cárcel.

El magistrado desestimó los cargos de violencia de género. Al término de la jornada, Josefina Navarrete hizo unas pequeñas declaraciones a los medios de comunicación. Primero dio las gracias a los periodistas que estuvimos pacientemente haciendo un seguimiento de la noticia, desde las 9 de la mañana hasta las 16:30 de la tarde en los Juzgados de Granadera Canaria, para saber si el juez decretaba el ingreso en prisión preventiva o ponía a Suárez Gil en libertad.  Acto seguido dijo sentirse una mujer privilegiada, por estar viva y por tener los medios para defenderse. Dio las gracias a su amiga, pues fue quien corrió para avisar a la policía con una llamada de teléfono aunque en la casa también se encontraba un sobrino del empresario. Alabó la brillante actuación policial y apuntó que ha comprobado que una circunstancia así puede darse en cualquier momento y lugar. Independientemente del nivel socio-cultural y sin necesidad de un conflicto previo.

PADRE CORAJE
Miguel Ángel Almeida Martín, un vecino de Arucas, ya es conocido entre los medios de comunicación como el padre coraje. Ayer se sentó en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial de Las Palmas por un delito de intento de homicidio.

El verano de 2005 un vecino de su barrio violó a su hija. Los días después a la denuncia fueron un infierno para ambas familias. El juez prohibió al entonces supuesto violador que se acercara o comunicara con su víctima o familiares. Pero no lo cumplió y siguió viviendo en su casa. Durante unos días hubo intercambios de insultos entre el violador y el padre, hasta que éste último bajo un arrebato le asestó una puñalada.

Después de este altercado se celebró el juicio por la agresión sexual y el hombre apuñalado fue condenado a cinco años de prisión. Este lunes, ya en libertad, el violador volvió a los juzgados pero esta vez como víctima para volver a verse las caras con el padre que lo apuñaló.

El padre y ahora acusado de intento de homicidio declaró estar arrepentido y que no quería hacerle daño, sólo asustarle enseñándole el cuchillo para que se apartase de su familia, pero asegura que se volvió loco.

Por eso, la defensa solicita la libre absolución porque considera que su defendido se encontraba en un estado de enajenación transitoria por el disgusto que tenía al ver que el violador de su hija estaba quebrantando la orden de alejamiento.

Sin embargo, la Fiscalía solicita tres años de cárcel, pero más dura aún es la pena de la acusación particular que pide 14 años de prisión.

Un verdadero drama para un padre resignado a cumplir la pena que le impongan y que no vive en paz porque el agresor sexual de su hija está de nuevo en la calle y sabe que ella tampoco vive tranquila porque se siente responsable de los actos que ahora podrían llevar a su padre a prisión.