miércoles, 24 de noviembre de 2010

Una mirada cómplice y sólo una frase: ¿ahora ya lo tienes claro?

La dura sesión del juicio hoy acabó con el zapatazo de la madre de la víctima, que fue desalojada por la policía tras el incidente en el que reprochó en su idioma al acusado con algo así como: ¿Te dolió, cabrón? Hijo de puta, y lo que le hiciste a mi hija ¿qué?

Fue la explosión de una madre que aguantó durante toda la mañana con su marido las declaraciones periciales y de los médicos forenses.

En la sala hoy sólo estábamos como público los periodistas y los padres de la víctima. Desde nuestros asientos no podíamos ver las fotografías que proyectaron en el plasma, pero pueden imaginar la dureza de las imágenes si les digo que algunos miembros del jurado estaban llorando y otros se tapaban la cara horrorizados.

Los primeros en declarar hoy, los peritos policiales, confirmaron que las muestras biológicas encontradas en el cuerpo de la víctima correspondían con el ADN del acusado y que no existía duda alguna porque la probabilidad es demasiado alta, "cuatrillones de veces contra uno y no ha existido en toda la historia de la humanidad esa cantidad de personas".

Ese material genético fue encontrado en los genitales de la menor, luego los médicos forenses se encargaron de explicar con las fotografías de la autopsia por qué concluyeron que existió actividad sexual. En la vagina de la niña había una lesión producida probablemente por una uña y la dilatación del ano fue provocada por algo que le produjo un gran dolor y que era compatible con la introducción de un objeto.

Además apuntaron que las lesiones en las piernas les llevaron a pensar que fue agarrada con los dedos fuertemente y que estando viva fue sometida a maniobras de asfixia.

Y por si creían que esto era lo peor que se podía escuchar durante la tercera jornada del juicio, llegó el momento de hablar de los golpes que le produjeron la muerte. "El cráneo, para ser aplastado así, tuvo que ser golpeado con una fuerza bastante grande" sentenciaron los forenses. La niña no murió al instante, la estranguló mientras la agredía sexualmente y luego le propinó varios golpes en la cabeza, primero con el cuerno nacarado que formaba parte de la decoración de la casa y que se molestó en limpiar y colocar bien en su sitio. Y después con la bombona de gas butano donde se encontraron restos de sangre y su peso y dimensión encajan con el objeto que debió utilizar el acusado para imprimir la fuerza que consiguió romperle el cráneo.

Hasta hoy no había escuchado ninguna declaración que fuese objetiva para apoyar la tesis de alguna de las partes. Por la mañana hablaba "off the record" con el abogado de la acusación particular que me preguntaba qué pensaba de la defensa y cómo veía el transcurso del juicio. Mi respuesta fue esa, que nada hasta ahora servía para demostrar la agresión sexual y el asesinato y que si con las declaraciones de hoy no se conseguía sería bastante complicado seguir sosteniendo su alegato pues sería más convincente para el jurado creer que se trató de un robo que acabó en homicidio. Le dije que si demostraba que hubo agresión sexual encajarían por fin las piezas para hablar de asesinato, la premeditación de coger las llaves a escondidas, esperar a la niña en la casa, cumplir por fin sus deseos sexuales hacia la menor y la forma agónica con la que acabó su vida. Cuando terminó la sesión tras las declaraciones hubo entre los dos una mirada cómplice y sólo una frase: ¿ahora ya lo tienes claro?

Las partes han elevado sus conclusiones provisionales a definitivas, aunque con algunos matices. Esto lo que significa es que mañana el Fiscal pedirá 49 años por cuatro delitos: asesinato con ensañamiento, agresión sexual, robo con violencia y allanamiento de morada. La acusación particular pedirá 52 años porque incluía un delito de amenazas. Y la defensa seguirá con su homicidio con dolo y robo con violencia pidiendo 15 años, pero las idas y venidas del abogado defensor, las cansinas e inútiles preguntas en los interrogatorios y las caras de la jueza cansada de llamarle la atención, se merecen otra historia...

Mañana las partes harán sus alegatos e informes finales antes de que el jurado comience a deliberar el objeto del veredicto.

2 comentarios:

  1. No conocia tu blog. Me alegro de que te animes a escribir en tus ratos libres. Ya veo q te has hecho toda una especialista en periodismo de tribunales, un género tan difícil. Bss
    A.Zabaleta

    ResponderEliminar
  2. Muchas Gracias Ale, es difícil encontrar tiempo para esto pero bueno, algo es algo, jeje. besitos

    ResponderEliminar