lunes, 22 de noviembre de 2010

Saber qué hay que defender

Todos los juicios con jurado son más tediosos en su primera jornada. La Audiencia Provincial de Las Palmas señaló para hoy a las 9:30 el juicio contra el hombre acusado de violar y matar a la niña coreana In Sil Oh en su casa de La Isleta el verano de 2008. Y a las 9:30 ni siquiera había comenzado la selección del jurado que normalmente dura aproximadamente unas dos horas.

A esa hora llegaba yo a los juzgados y lo primero que me encontraba era al abogado defensor que quería hacer declaraciones a la prensa. Juan Manuel Merino comienza a hablar con los medios y automáticamente todos los periodistas nos miramos. Nos sorprende que su línea argumental será defender un homicidio con dolo y un robo con violencia, y nos dice que pedirá por los dos delitos un total de 15 años porque no contempla el delito de agresión sexual ya que según él no ha quedado acreditado. Sorprende porque a lo menos que se enfrenta son a los 49 años de prisión que pide el Fiscal por cuatro delitos: uno de allanamiento de morada, otro de robo con violencia, agresión sexual y asesinato con ensañamiento. La acusación particular ha pedido 52 años porque añade un delito de amenazas.

Merino nos dice que su defendido está arrepentido y que confesó los hechos cuando la policía lo detuvo, que habría que tener consideración porque colaboró con la justicia. No es cierto. El acusado no se presentó voluntariamente ante la policía y dijo "mea culpa, fui yo quien lo hizo". Bien distinto es que cojas un avión hasta Tenerife, luego hasta Madrid y allí una guagua hacia Ciudad Real. Tras varios días siguiendo pistas la policía lo detiene en la parada de Valdepeñas y es en ese momento cuando confiesa y cuenta que había comprado un cúter y una botella de wisky porque pensaba suicidarse.

Su abogado llegó incluso a citar a Freud para explicar que su defendido pasaba por un mal momento. Sus palabras fueron "cuando uno está en una situación límite pueden pasar dos cosas: una que te suicides u otra que cometas una barbaridad, y eso fue lo que hizo él".

Entiendo perfectamente que todo el mundo, "todo el mundo", merece un juicio justo, pero me parece a mí que si el abogado de la defensa va a apelar a los sentimientos, a que se encontraba en un mal momento económico, a que perdió la cabeza... poco va a hacer para demostrar que no existió agresión sexual tal como dice y poco hará con esos razonamientos para convencer al jurado de que su defendido no debe ser acusado por agresión sexual.

Dos horas más tarde vemos salir de la sala del jurado a las personas que no han sido seleccionadas, sabemos que pronto comenzará la vista oral. En los pasillos estamos los medios de comunicación y algunos jóvenes que eran amigos de la menor. Sus padres y familiares no vendrán hasta que sean llamados a declarar. Entramos y la jueza explica a todos cómo será el ritmo del juicio, luego el Fiscal se dirige al jurado para explicar su función y los delitos que le acusa al hombre que se sienta en el banquillo, luego hacen lo mismo el abogado de la acusación particular y el abogado de la defensa. Esto es lo que hace que la primera jornada siempre sea bastante larga. Por la mañana sólo declara el acusado, luego se van todos a comer y vuelven por la tarde, en este caso con la declaración de los policías.

Pero una cosa está clara, fue él quien la mató, lo reconoce, aunque su versión es que no tenía intención de hacerlo, que se le fue de las manos y que sólo había ido a la casa para robar. El Fiscal y la acusación particular tendrán que demostrar que no fue así, que tenía planeado violarla porque se sentía atraído por la menor, que fue un asesinato brutal en el que se ensañó con ella, y que tal vez el robo fue sólo una excusa para hacer creer a la policía que la escena no era la de una violación con asesinato sino la de un robo que acabó con un homicidio. De hecho, tras la declaración del acusado, el jurado tan sólo hizo una pregunta. Si el procesado tenía problemas económicos por qué tenía un coche de la marca Mercedes, y además me pregunto yo, ¿no es el golf un hobby que precisamente sólo se pueden permitir las personas de un nivel económico acomodado? porque en los próximos días el fiscal y la acusación deberán demostrar que sí había un plan, que el acusado robó las llaves de la vivienda cuando el padre de la menor y él estaban en el club de golf, que los médicos forenses tienen pruebas de que hubo violación y por qué estamos ante un asesinato y no un homicidio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario